COMERCIO SENCILLO
producto

CÓMO GESTIONAR EL STOCK

Para cualquier empresa de distribución, la gestión de su stock constituye un área fundamental. La frontera entre el éxito y fracaso de nuestro negocio, puede estar sin duda en la elección y mantenimiento del stock correcto.


Normalmente una empresa de distribución posee un número de referencias en su catálogo o punto de venta (físico u on-line). Si se trata de una empresa de moda u otros tipos, estas referencias se pueden declinar en tallas y/o colores.


En primer lugar, a la hora de comenzar nuestro negocio, tenemos varias elecciones estratégicas a tomar relacionadas con el stock, que van a influir decisivamente en el éxito de nuestro negocio:


 


Superficie del local. Naturalmente pagamos por metros cuadrados, por lo tanto, queremos la superficie que encaje con nuestro modelo de negocio. Más no siempre es mejor.


Número de referencias y stock por referencia. Un simple cálculo (o no tanto) nos dará el stock total.


Densidad de producto. En relación con la elección anterior, ¿cómo queremos que sea la densidad de nuestro punto de venta?


Aquí entra en juego la imagen que queremos transmitir a nuestro público objetivoElección de la gama o portfolio (portfolio más bien para servicios). No olvidar la estacionalidad de ciertos productos. Ver mi entrada , ¿cuánto ganamos en nuestro negocio?


Y ya que hemos arrancado, ¿qué podemos medir en relación con el stock?:


Artículos más y menos vendidos.Sea por cantidades o en euros. ¡No sirve saberlo a ojo!


El principio de Pareto es muy útil en este sentido. Rotación de producto. En semanas, meses o días. Stock medio según épocas del año. Ello supone sin duda un coste financiero de su stock permanente.


Margen en euros y en porcentaje.


Plazos de entrega de proveedores y a clientes.


Rupturas de stock. Es decir, cantidades = cero. Si son negativas, tenemos incluso un 


mayor problema.


En cuanto a herramientas de gestión de stock, en el mercado puede encontrar software que puede ayudarle a gestionar su stock y el aprovisionamiento de su comercio.


En relación a los métodos de aprovisionamiento, basicamente podemos encontrarnos:


 


Métodos reactivos. Vendo 2 y se piden dos (o los que sean). No se lanza el pedido hasta que no ocurre la venta, con lo cual, habrá que tener en cuenta, logicamente:


Stock de seguridad, para cubrir las posibles rupturas.


Un stock de presentación o mínimo, por razones estéticas, de apariencia…


Métodos predictivos. Anticipan la demanda y lanzan los pedidos correspodientes, realizando diversos cálculos, teniendo en cuenta varios factores, uno de ellos, naturalmente el histórico, pero no el único.


Los pedidos se generan automáticamente. Naturalmente, es recomendable supervisión y realizar correcciones (al igual que todos los métodos).


Aquí puede ser más o menos problemático dependiendo de nuestro volumen y rotación de stock y la competencia de la persona.


Por último, nos queda el querido inventario. Los inventarios son necesarios para realizar una regularización de nuestro stock, mercancía o mercaderías, por varias razones:


 


Tema contable. Saber cuánto tenemos en mercaderías. A partir de ahí, mermas o pérdidas.


Aprovisionamiento. Un stock informático fiable (stock informático= stock real) nos permitirá una mejor gestión de nuestro stock.


En España existen un par de compañías fiables para realizar inventarios en muy poco tiempo, con sus propios sistemas informáticos y/o sirviéndose del sistema del cliente.